El queso es uno de los alimentos que más nos gusta en todas sus variantes y sabores, desde los más tiernos a los más curados y, lo mejor, ¡maridan muy muy bien con la birra!

Pese a estar acostumbrades a que los maridajes de queso se realicen con vino, lo cierto es que la cerveza ofrece una variedad infinita de estilos que complementan mucho mejor que el vino puesto que ofrecen un mayor número de posibilidades en cuanto a combinación de aromas y sabores.

Si hablamos de cervezas lámbicas, en especial aquellas que tienen añadidos frutales, es una pasada combinar su acidez con quesos como el Brie o el Camembert, aunque también se complementan con el Cheddar curado (hablamos siempre de Cheddar original, nada de plástico naranja).

Les amantes del trigo, en especial de aquellas birras tipo Witbier o Berliner Weisse, encontrarán un maridaje excepcional con quesos semicurados tanto de vaca como de oveja, incluso con algún queso joven suave tipo Gouda.

Si nos trasladamos al mundo de las Lager europeas, las de estilo Pilsner suelen complementarse muy bien con quesos como Cheddar con pocos meses de maduración, Edam, Gouda o incluso Brie. Los quesos suaves acompañan a este tipo de birras de maravilla.

¿Qué pasa con las lager oscuras? Este tipo de cervezas casan muy bien con los quesos “de pastor” de la zona de los Pirineos, Bearn y Euskal Herria (Petit Basque, Iraty Ossau…). Y aunque os pueda parecer extraño, se llevan muy bien con la mozzarella.

Para las Bock, o cervezas oscuras ahumadas, elegiremos Gouda añejado o Scamorza ahumado. También funcionará con cualquier queso curado y con presencia de humo.

En cuanto a Ales, las bitter unen su amargura con los quesos suaves tipo Crottin fresco o queso Tommé.

Si hablamos de IPA’s, la sensación en boca es increíble cuando combinamos el lúpulo con el sabor de un Cheddar madurado (mínimo 12 meses).

Por su parte, las APA maridan con brie de cabra, ¡e incluso con mascarpone!

Para las Ale oscuras, recomendamos que probéis algún Gruyere o Comté añejados, puesto que aportan notas frutales y florales que hacen de la mezcla una auténtica bomba de sabor.

Las stouts aceptan varias combinaciones, aunque es común mezclarlas con quesos curados. En caso de las stouts más dulzonas, el queso azul es el elegido para contrastar con su fuerte sabor.

Por último, las Ale belgas debido a su complejidad sacarán todo su potencial ante quesos azules o muy añejados, teniendo en cuenta que a más graduación, mayor añejado.

Siguiendo nuestras redes sociales podrás estar al tanto de todos nuestros maridajes y flipar con uno de ellos para previa reserva… Say cheese and cheers!!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

¿Tienes más de 18 años?

Al hacer clic en Entrar, certifico que tengo más de 18 y cumpliré con la declaración anterior.