En mayo de 2021 aprovechamos para mirar lo que ha sido el último año desde la perspectiva de hoy. Una retrospectiva de lo que hemos vivido. Y ahora sentimos la necesidad de expresar todo lo que estamos viviendo como profesionales de la cerveza artesana.

REFU Birreria está situada en Vielha, capital de la Val d’Aran, provincia de Lleida y perteneciente a la comunidad autónoma de Catalunya. Como popietarios también de REFU Fábrica Alternativa en Bossòst, tenemos mucho que decir por el maltrato que estamos viviendo desde que el COVID-19 apareció en nuestras vidas, y en la de nuestros análogos del sector. Tenemos un trato totalmente antidemocrático, nunca antes visto en nuestra vida, y eso determina la entrada a un nuevo régimen político.

Nuestro sector ha sido uno de los más afectados, sino el que más, muy discriminado, criminalizado y señalado. Nos obligaron a cerrar las puertas de nuestros negocios, y cumplimos. Nos llevan mareando 14 meses abriéndonos, cerrándonos, cambiándonos las restricciones. Muchos de estos cambios con menos de 24 horas de aviso, prácticamente como ahora. Nos hemos sentido como los juguetes de algunos encorbatados que, a su merced durante sus vacaciones, han activado más o menos restricciones, única y exclusivamente para cumplir con sus necesidades, necesidades de unos pocos, los que juegan a su entojo con el pueblo por el poder que el mismo pueblo les ha otorgado.

Mientras nos tenían encerrados, además de infundir el miedo en la sociedad, nos mandaban mensajes como “juntos podemos, juntos saldremos de ésta”. Nada más lejos de la realidad. Todo es mentira. Desde el miedo al falso salvador ‘papá estado’. El “entre todos saldremos” es para seguir recaudando tus impuestos, mientras no puedes facturar. Y si no los puedes pagar, más les debes, pero entre todos no saldremos. Saldremos los que peleamos, ellos y ellas están muy cómodos en sus asientos gubernamentales.

Las entidades financieras que nos venden por la televisión que están a nuestro lado, con las personas, con las pymes, con los autónomos, dicen “parlem” (en castellano, “hablamos”). Sin embargo, han seguido con sus apisonadoras financeras, olvidando cualquier característica de empatia con el pueblo, de amabilidad, de comprensión ante la situación financiera de nosotras las empresas, las pymes, los/as autónomos/as, las personas que les damos de comer. ¡Y aprovechan encima para hacer EREs incluso entre su personal alegando que las personas ya no van en persona a consultar con las personas de sus equipos, de sus oficinas. Ellos mismos acaban incluso con sus propios equipos de trabajo. Si no se cuidan entre ellos, ¿qué podemos esperar los demás?

Políticos estatales, autonómicos, comarcales y municipales. Todos sois basura. Vivimos con más políticos y administraciones duplicadas de toda la Unión Europea. Bochornoso. Políticos con los sueldos más altos de Europa. Políticos que, si esto fuera una democracia real, deberían representar al pueblo pero, ¿a quién representan? ¿A quién preguntan? ¿A quién escuchan? ¿Qué político se ha bajado el sueldo mientras estábamos confinados? ¿Alguno se ha quitado sus dietas de desplazamiento mientras estábamos encerrados? Y todo mientras seguimos todos nosotros sin posibilidad de facturar, seguimos pagando y pagando.

Si teníamos dudas sobre el funcionamiento de este país y esta falsa democracia, ya no tenemos ninguna. Hemos perdido cualquier atisbo de fe en todos y cada uno de ellos y ellas.

Uno de cada tres bares ha cerrado en todo el Estado, dejando a familias y personas sin trabajo y endeudados. Los que seguimos resistiendo no es gracias a los políticos, ni a sus ayudas mínimas, somos nosotros los que seguimos aguantando gracias a la solidaridad y empatía de los amigos, colaboradores y proveedores. Nosotros salimos de ésta, no ellos.

Como fabricantes de cerveza somos proveedores, colaboradores y clientes. Desde aquí damos las gracias a todos nuestros clientes que siguen confiando en nosotros. A todos los proveedores que nos han ayudado y que nos ayudan a poder superar esta situación.

Como propietarios de una cervecería especializada, damos las gracias a todos nuestros amigos, clientes y parroquia refugiana que seguís viniendo a pesar de los aforos reducidos, cambios de horarios, sin poder tener una terraza, las restricciones, el distanciamiento… No habéis dejado de venir, de escribirnos, de preguntarnos, de darnos fuerza para seguir adelante. ¡Muchísimas gracias!

Una vez más, ‘papá Estado’ nos ha dejado con la incertidumbre hasta el último momento, y total para abrir todo como si no hubiese pasado nada durante los últimos 14 meses. Tenemos tantas ganas todos y todas de salir, vernos y vivir, que esto quedará como algo anecdótico, una brecha social entre los que sobrevivieron y los que se quedaron en el camino. Los sinvergüenzas de representarnos, que no nos representan, no han tenido el valor de decirnos antes qué pasará con nuestro gremio con miles de familias de este país dependen de lo que dicten, y cuando para poder abrir las puertas de nuestros locales se necesita cierta previsión, para levantar ERTOs, llenar cámaras, llamar proveedores… Pero qué sabrán ellos de levantar empresas cuando son incapaces de ponerse de acuerdo en cuestiones tan básicas como formar gobierno.

Seguimos enfadados, frustados, decepcionados. Pero nos mantenemos ilusionados. Os animamos a todos a apagar las televisiones, a escuchar música, a comer y a beber bien. Os animamos a todos a despertar. Nosotros somos más que ellos. A trancas y barrancas, y jugando a equilibristas, estamos preparando muchas sorpresas para este verano, para reírnos, abrazarnos, y besarnos. Vivir. Juntos, con mínimo distanciamiento.

¡Mucho ánimo a todos/as los/as compañeros/as! Fuerza y resistencia.